Radio nDud´ñéeyü -Nuestra Palabra

Desde aqui nuestra palabra, la voz de los cuicatecos, construyendo nuestro mundo, un mundo donde quepan otros mundos, un mundo para todos.

lunes, 17 de marzo de 2014

Tenemos historia

Declaratoria Final del Encuentro de Pueblos en Resistencia contra el Modelo Extractivo

Declaratoria Final
Encuentro de Pueblos en Resistencia ante el Modelo Extractivo Minero
14, 15 y 16 de marzo del 2014, Tlamanca, Zautla, Puebla


Nos reunimos comunidades en resistencia y en defensa del agua, la tierra y la vida de la Sierra Norte de Puebla de los municipios con conseciones mineras de Zautla, Ixtacamaxtitlán, Tlatlauqui y Tetela; y con proyectos hidroeléctricos como Olintla y San Juan Tahitic. También estuvimos presentes, delegadas y delegados de los estados de Chiapas, Guerrero, Colima, Guanajuato, Oaxaca, Morelos, Estado de México y Veracruz; y de los países de Honduras, Panamá, El Salvador, Guatemala e Italia. Contamos con la participación de diferentes organizaciones de base, organizaciones de la sociedad civil e instituciones de educación superior.


Con el objetivo de fortalecer las luchas de las diferentes comunidades, nos encontramos en un espacio de hermandad y solidaridad pues nos descubrimos en los mismos procesos de resistencia y compartiendo las mismas esperanzas. Además de conocer nuestras experiencias, discutimos alrededor de cuáles ha sido nuestras estrategias organizativo-políticas para la defensa del territorio; revisamos el proceso de minería a cielo abierto y su impacto en la salud y medio ambiente; también reflexionamos alrededor de acciones jurídicas que hemos emprendido; el derecho a la consulta a los pueblos indígenas, la reforma energética y las consecuencias del modelo extractivo minero en la vida de las mujeres, reconociendo su participación activa y sus derechos. La población infantil y juvenil reflexionó y contribuyó a estos debates.
En nuestras experiencias e historias hay desconfianza ante la ley y la autoridad. Esto porque por un lado, los distintos niveles de gobierno han negado, ocultado o tergiversado información y promovido con engaños los proyectos mineros; y por otro, porque han violentado los propios marcos legales ambientales, derechos constitucionales y tratados internacionales que garantizan el respeto a  los derechos humanos y la protección al territorio y la riqueza de los pueblos que ahí viven.
Los diferentes niveles de gobierno son partícipes en la promoción y ejecución de proyectos mineros. El gobierno federal ha consecionado más de la tercera parte del territorio de los pueblos indígenas y campesinos. Por otro lado, las empresas dañan el tejido social por medio del poder económico y político construído con los gobiernos, quienes fortalecen al sector privado con estrategias locales como los programas asistencialistas, y con las reformas constitucionales y estructurales. Finalmente, el estado ha hecho uso de las policias estatales y federales para avalar la entrada de las empresas y actúa como guardián de intereses privados, al mismo tiempo que criminaliza y reprime al pueblo y sus luchas.
En este contexto, se ha hecho necesario en nuestras localidades, informarnos sobre esta nueva forma de explotación que es la minería a cielo abierto. Hemos buscado información y llevado a cabo diferentes acciones, algunas han sido formales y dentro del marco del estado, pero otras son cotidianas y fortalecen nuestra resistencia como pueblos indígenas y campesinos, pues implican la construcción de alternativas desde lo local y comunitario.
En este proceso, las luchas de las mujeres destacan porque nuestro papel ha sido preponderante en defender la tierra pues es nuestra casa, sustento, medicina y dadora de vida. Esta resistencia se la logrado por medio del fortalecimiento de los espacios de decisión como la asamblea, el saber propio, la lengua, la cultura e identidad y va más allá de las alianzas con las que empresas, autoridades y partidos políticos intentan dañar las decisiones colectivas.
En este sentido, recordamos con rabia a quienes han luchado y han sido asesinados. Retomando su fuerza para continuar en la resistencia y en la lucha, exigimos justicia y nos comprometemos a seguir el ejemplo de Noé Vázquez de Veracruz, Bernardo Méndez Vázquez y BernardoVelázquez Sánchez de Oaxaca, Mariano Abarca del estado de Chiapas.
Denunciamos lo ocurrido en la comunidad de Zacualpan, del Estado de Colima, que fue desalojada por fuerzas estatales el día jueves 13 de marzo mientras llevaba a cabo una acción en defensa de sus manantiales en contra de una conseción minera. Durante la agresión, fueron violentadas mujeres, niñas y niños. Así mismo, en el estado de Oaxaca, fue desalojada por caciques regionales, apoyados por la policía estatal, la comunidad de playa Cacalotiyo, municipio de San Pedro Tututepec el pasado 11 de marzo. En este acto fueron detenidos seis habitantes, amenazadas de violación sexual mujeres y niñas, y saqueadas y destruídas sus viviendas.
Estos hechos violentos no son aislados, son una muestra de lo que vivimos cotidianamente quienes estamos defendiendo el agua, la tierra y la vida. En este contexto, los gobiernos criminalizan la protesta social y particularmente a las mujeres, violentando nuestros cuerpos y territorios como estrategia constante de represión.
Por lo tanto exigimos:
Que las autoridades respeten las desiciones de las comunidades que en este encuentro y en sus asambleas locales y acciones cotidianas han expresado un No rotundo a los proyectos mineros.
Que las autoridades dejen de proteger los intereses privados y trabajen para respetar los derechos de los pueblos a vivir sin violencia en un territorio sano y seguro, libres de minería y de proyectos de muerte.
Nos solidarizamos con el pueblo de Zacualpan Colima. Exigimos el esclarecimiento de los hechos ocurridos. Responsabilizamos al gobernador del estado Mario Anguiano Moreno, al Secretario de Gobierno, Rogelio Rueda Sánchez y a la delegada de la Procuraduría Agraria María Elena Díaz Rivera de cualquier hecho o agresión que pueda sufrir la localidad de Zacualpan y los integrantes de la organización BIOS IGUANA.
También nos solidarizamos con la comunidad de playa Cacalotiyo, San Pedro Tututepec, Oaxaca, y exigimos que el gobernador del estado Gabino Cue Montiagudo y el Secretario de Seguridad Pública Alberto Esteba Salinas, garanticen las condiciones necesarias para que las familias desalojadas puedan retornar y permanecer en su localidad.
Nos pronunciamos en contra de las reformas energéticas que continúan favoreciendo al sector privado en detrimento de las comunidades indígenas y campesinas.
Alto a la discriminación y racismo contra las comunidades campesinas e indigenas de Mexico y de America Latina.
Finalmente, invitamos a todo el país a decretar territorios libres de minería y proyectos de muerte; a construir espacios comunes de resistencia y buscar estrategias que representen alternativas dignas de vida construídas desde la vida comunitaria de los propios pueblos.
Firmamos las y los 500 asistentes a este encuentro pertenecientes a las comunidades y a las organizaicones y hacemos un llamado a la sociedad en general a sumarse a esta lucha, que es por la VIDA, que sea de todos y no solo de los campesinos e indigenas.

No permitiremos que nos despojen de nuestro territorio
Queremos el agua limpia para todos
Amamos la vida, que defendemos con nuestra propia vida
Luchamos por un mundo sin racismo y discriminación

jueves, 24 de enero de 2013

Pobladores de San Juan Tepeuxila niegan ser los más pobres del país

 
Desconfían de programas del gobierno federal
Más que subsidios o despensas, se necesita asesoría para aumentar la producción del campo, señala agricultor
Piden nivelación de camino
Foto
Armando Vásquez Méndez, habitante de San Juan Tepeuxila, Oaxaca, dice desconfiar de las promesas gubernamentales de apoyo para los pobres, aunque reconoce que su familia es beneficiaria del programa OportunidadesFoto Jorge A. Pérez Alfonso
Foto
Una pobladora prepara tortillas a manoFoto Jorge A. Pérez Alfonso
Jorge A. Pérez Alfonso
Corresponsal
Periódico La Jornada
Jueves 24 de enero de 2013, p. 35
San Juan Tepeuxila, Oax., 23 de enero. Nos sorprendió cuando salió esa noticia. No sabemos en qué se fundamentaron para decir que somos pobres, dijo el regidor de hacienda de este municipio, Paulino Juárez Suárez, al enterarse de que, según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), en esa localidad de la región de la Cañada de Oaxaca, 97.4 por ciento de los pobladores son pobres, la proporción más alta del país.
Si bien reconoció que no se encuentran en la mejor situación económica, afirmó que los cerca de 3 mil habitantes no están en condición deplorable, como el informe 2012 del Coneval hace parecer. Aquí todos nos la pasamos trabajando y no nos dejamos vencer por nada. No somos pobres y al menos tenemos algo que llevarnos a la boca, insistió.
San Juan Tepeuxila está a casi 90 kilómetros de la capital de Oaxaca y a 28 kilómetros de la cabecera distrital, Cuicatlán.
Para llegar hay que recorrer 28 kilómetros de terracería, por un camino que se vuelve intransitable en época de lluvias. El gobierno estatal no ha atendido las reiteradas peticiones de nivelar esta vía.
La mayor parte de la población siembra frijol y maíz y ara la tierra con yuntas. Armando Vásquez Méndez, de 48 años, quien con ayuda de su hijo y dos bueyes prepara el terreno para la siembra, levanta la mirada y pregunta: ¿Sin hambre? ¿Qué es eso?
Tras escuchar una breve explicación sobre la cruzada contra el hambre anunciada el lunes por el presidente Enrique Peña Nieto, Vásquez se encoge de hombros y responde: Yo creo que no es cierto. Los ricos siempre siguen siendo ricos y los pobres siempre siguen siendo pobres. No hay confianza de que los programas lleguen. Pienso que es un engaño nomás. Diario la gente del gobierno engaña.
No espera nada de los programas asistenciales. Su familia recibe apoyos de Oportunidades, pero no se confía y prefiere salir todos los días a trabajar, ya sea en su terreno, el de algún vecino o en un poblado cercano. Estas dos opciones le permiten ganar 120 pesos al día para mantener a su familia, de cuatro integrantes.
Floriberto Cruz también desconfía del nuevo programa federal, pues recuerda que muchas promesas se han hecho a lo largo de sexenios y no se cumplen o sólo llegan a unos cuantos. Afirma que zonas alejadas como San Juan Tepeuxila y sus tres agencias municipales no reciben ayuda, menos con el pésimo estado en que se encuentra el camino.
Cruz opina que, más que subsidios o despensas, se necesita asesoría para aumentar la producción del campo, el cual, afirmó, es muy fértil en esta zona.
Óscar Guzmán, médico encargado de la clínica comunitaria del Instituto Mexicano del Seguro Social, refirió que aun cuando el índice de la Coneval señala que San Juan Tepeuxila es la comunidad con mayor porcentaje de pobres, por encima de Cochoapa El Grande y Metlatónoc, en la Montaña de Guerrero, ello no se refleja en la salud infantil.
Precisó que en tres años no se han presentado casos de desnutrición infantil; la mayoría de las enfermedades son respiratorias y gastrointestinales, propias de temporadas de frío y calor.
Según, Juárez Suárez, en San Juan Tepeuxila hay 950 alumnos de prescolar, primaria y telesecundaria, dos clínicas del IMSS y dos casas de salud del pueblo para dar atención a cerca de 3 mil habitantes.

sábado, 19 de enero de 2013

Inicia Encuentro Mesoamericano contra la minería en Capulálpam de Méndez

PDF Imprimir E-mail

Boletín de Prensa


  • Frente a la asistencia de 400 delegados y delegadas, las autoridades de Capulálpam reiteran su postura de un rotundo No a la industria minera
  • En México hay 12 mil concesiones mineras de oro
  • Modelo extractivista no significa desarrollo, sino despojo: panelistas



 
El día de hoy inició el Encuentro de Pueblos de Mesoamérica “Sí a la vida, no a la minería”, en Capulálpam de Méndez, con la participación de 400 personas, provenientes de Honduras, El Salvador, Guatemala, Puerto Rico, Estados Unidos, Canadá y algunos países europeos.  Al nivel nacional, están presentes los estados Chiapas, Zacatecas, Veracruz, Guerrero, Puebla, San Luis Potosí, Guanajuato, Durango, Morelos, Estado de México y Distrito Federal. Y al nivel estatal, municipios y comunidades de Valles Centrales, Istmo, Costa,  Mixteca, Cañada y de la Sierra Norte.
 
 
Iniciando el Encuentro Mesoamericano, las autoridades de Capulálpam de Méndez compartieron la experiencia minera que durante dos siglos afectó a la región. Hace siete los mismos abuelos, exmineros, ayudaron a la concientizar la comunidad respecto a los graves daños e impactos sociales, ambientales y culturales que dejó la mina Natividad. Por lo que a partir del 2005 “se inició una lucha fuerte y frontal contra cualquier nuevo proyecto minero”, aseguró Juan Pérez Santiago, presidente municipal.  Además, las autoridades dieron a conocer públicamente, que hace dos semanas, en Asamblea de comuneros, Capulalpám de Méndez reiteró su rotundo rechazo a la extracción minera. Al mismo tiempo reconocieron que la fortaleza para esta lucha está en su organización comunitaria.
 


 
En la primera jornada de trabajo del Encuentro Mesoamericano, se está analizando el tema “Modelo extractivista” como base económica ysupuesto desarrollo de México y los países de Mesoamérica. Lo que, para los panelistas nacionales e internacionales, es en realidad un forma de despojo para los pueblos indígenas. En México, en dos sexenios a la fecha, este proceso se ha acelerado especialmente en la extracción minera, que se refleja en 12 mil concesiones de oro y metales preciosos.
 
El análisis de las consecuencias de la minería en los territorios de Mesoamérica servirá para generar alternativas de defensa, organización y articulación de los pueblos en este primer encuentro mesoamericano que pretende articular las diferentes luchas para iniciar un camino juntos.

 
Colectivo Oaxaqueño en Defensa de los Territorios, Calpulálpam de Méndez, Oaxaca, 18 de enero de 2012

La magia de Capulálpam de Méndez, Oaxaca

 

Gilberto López y Rivas
 
De los 83 consideradospueblos mágicos por la Secretaría de Turismo (Sectur) en toda la República Mexicana, Capulálpam de Méndez es la única cabecera municipal en el estado de Oaxaca que ostenta este reconocimiento desde 2008, limitado, por cierto, a localidades: “que tiene (n) atributos simbólicos, leyendas, historia, hechos trascendentes, cotidianidad, en fin MAGIA que emana en cada una de sus manifestaciones socio-culturales…” (Pueblos mágicos, reglas de operación, Sectur). Pero Capulálpam –un municipio indígena ubicado en la sierra Zapoteca del norte de Oaxaca– no sólo cumple con creces los criterios del programa en cuanto a riqueza arquitectónica (en este caso, con una iglesia construida en los siglos XVII-XVIII, con retablos antiguos de los estilos neoclásico y salomónico), ordenamiento del comercio, entornos urbanos y naturales de gran impacto para el turismo, festividades, gastronomía, tradiciones y compromisos de la sociedad local, entre otros, que en su conjunto debieran producir una suerte de encantamiento en el visitante. La magia de esta comunidad va más allá de los afanes neoliberales que offrece Sectur en sus programas. Radica en la indeclinable voluntad de sus habitantes y sus autoridades –elegidas según las formas colectivistas del comunalismo– en defender a lo largo de su accidentada historia, sus territorios ancestrales, sus recursos naturales, como el agua y el bosque, sus estructuras y mecanismos con base en la autonomía; se fundamenta en la experiencia histórica de comuneros y comuneras –y de todos los ciudadanos del municipio–, asociada a batallas políticas por el control de la propiedad comunal, en contra de empresas forestales privadas que por décadas arrasaron los bosques de los pueblos de la sierra, para alimentar a la insaciable fábrica de papel Fapatux, que durante 25 años, desde 1954, extrajo una considerable cantidad de pino selecto; se encuentra en el imaginario de las luchas centenarias en contra de la antigua compañía minera La Natividad, enquistada en territorio comunitario desde la Colonia y asociada desde 2002 a la empresa canadiense Continuum Resources para realizar trabajos de exploración. Entre 2003 y 2007, el gobierno federal asignó más de 50 mil hectáreas de concesiones mineras a esta corporación, incluyendo territorio de Capulálpam y de varios municipios de las sierras Mixe y Zapoteca, por lo que la comunidad, como otras en Oaxaca, en el país y en el continente, se ha declarado en alerta roja de rebeldía y movilización –por las vías legales y por las políticas pacíficas–, para oponerse a una reactivación de la explotación minera, que ya en el pasado ocasionó graves daños ecológicos y divisiones entre comunidades, que perviven hoy en día y es posible observar en el terreno.

Esta determinación de exorcizar lamaldición minera expresada en las asambleas generales y por medio de las autoridades comunales y municipales de Capulálpam es reconocida en el estado y en el país, por lo que desde el día 17 y hasta este domingo 20 nos encontramos reunidos en este pueblo mágico en el Encuentro de Pueblos de Mesoamérica, Sí a la vida, no a la minería, y bajo el lema:tejiendo la resistencia por la defensa de nuestros territorios, con el propósito de conjuntar esfuerzos desde la sociedad civil para rechazar los proyectos de explotación minera, para demandar el cese de las concesiones de gobiernos obsecuentes que han entregado vastas porciones del territorio nacional a las corporaciones, para generar alternativas de defensa, organización y articulación desde los pueblos y con las fuerzas políticas y sociales que acompañan estos procesos.
 
La anunciada reactivación del Congreso Nacional Indígena, como parte de los esfuerzos del EZLN por enlazarse con los movimientos de los pueblos originarios, sería el espacio natural de las coincidencias en las luchas de resistencia contra un sistema de producción que privilegia la acumulación de riquezas de un número limitado de personas por encima de la vida de los pueblos y las comunidades. No obstante que las corporaciones mineras prometen empleos, servicios públicos, proyectos productivos y respeto al medio ambiente, es un hecho que históricamente estas empresas han dejado una estela de muerte, empobrecimiento, daños irreversibles al medio ambiente y afectación a la salud, polarización y división social en las comunidades.
 
Además de las autoridades comunales y municipales de Capulálpam de Méndez, convocan a esta reunión en curso: la Coordinadora de Pueblos Unidos del Valle de Ocotlán, el Colectivo Oaxaqueño en Defensa de los Territorios, Servicios del Pueblo Mixe AC, Unión de Organizaciones de la Sierra Juárez de Oaxaca SC, Centro de Derechos Indígenas Flor y Canto AC, Servicios para la Educación Alternativa Educa AC, Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez AC, Servicios Universitarios y Redes de Conocimiento de Oaxaca AC, la Red Mexicana de Afectados por la Minería y el Movimiento Mesoamericano contra el Modelo Extractivo Minero, entre otras organizaciones.
 
Un recorrido memorable por el municipio de Capulálpam, por sus bosques vigilados y protegidos, con sus fuentes hídricas controladas por la comunidad y a su servicio; con sus proyectos turísticos en los que no intervienen empresas privadas y están igualmente bajo esquemas de desarrollo endógenos; así como la convivencia con dirigentes, que practican –a su manera y con sus naturales diferencias– el mandar obedeciendo de otras latitudes sureñas, me hace ser optimista sobre los destinos y las luchas de este pueblo y los de otras 31 comunidades de la sierra Norte dispuestas a no dejar pasar a las mineras. La magia de la autonomía impregna los anhelos y sueños de sus habitantes, mientras el frío de la oscurana cala la vigilia de la resistencia.



martes, 15 de enero de 2013

Declaración del CONGRESO AUTÓNOMO CUICATECO ante la eminente llegada de la minería a cielo abierto y la complicidad del Estado mexicano y sus instituciones, señaladamente el CDI delegación Cuicatlán.





Enero de 2013



Cómo parte de las actividades regulares del Consejo de Delegados y delegadas del CONGRESO AUTÓNOMO CUICATECO, CDCAC, en días pasados se realizó la reunión ordinaria de análisis y seguimiento de la situación regional.


Después de varios días de reunión de trabajo presentamos la siguiente declaración sobre la situación de la región y la eminente llegada de la minería a cielo abierto a través de la concesión llamada la “Raquelita I”

1º Las comunidades cuicatecas agrupadas en el CONGRESO AUTÓNOMO CUICATECO declaramos nuestro más contundente rechazo al establecimiento de cualquier proyecto extractivo dentro del territorio de cualquier comunidad, ejido o municipio del pueblo cuicateco.

2º Denunciamos el uso faccioso que se hace de los programas sociales y de infraestructura en la región, electrificación, carreteras y caminos vecinales, señaladamente a través de la Comisión para el desarrollo de los pueblos Indios, CDI, cuya delegación en Cuicatlán se ha dedicado a dividir a las comunidades de la región serrana con un claro sesgo político que nada tiene que ver con el desarrollo de los pueblos y comunidades de la región.

3º Lo anterior lo realiza mediante financiamientos selectivos a organizaciones cuya finalidad es claramente divisionista, por un lado la Unión de Ejidos y Comunidades Cuicatecas, de filiación priista y por el otro al Movimiento de Unidad y Lucha Triqui, MULT, al mismo tiempo que diseña y ejecuta actividades de exclusión de las comunidades que pueden resultar “peligrosas” para los propósitos dada su capacidad organizativa, mediante argumentos que además de ridículos son totalmente falsos.

4º Desde hace aproximadamente 20 años varias comunidades del municipio de San Juan Tepeuxila habían solicitado la electrificación trifásica, misma que por falta de presupuesto, de acuerdo con el argumento oficial, no se había ejecutado, sin embargo es a partir del año 2006, luego de otorgada la Concesión minera 226964, sobre 3500 has., del municipio de San Juan Tepeuxila, que se reactivan tanto las gestiones como el inicio de los trabajos que acompañados de una mejora significativa de los caminos de terracería han ido preparando el escenario para la llegada de la concesionaria actual ALMADEN MINERALS, LTD, de origen canadiense.

5º Es aquí cuando aparecen los otros actores encargados de dividir a las comunidades, en especial la delegación regional del CDI, misma que, la gesta más reciente de la misma es su intromisión en el municipio de San Juan Tepeuxila, a quien milagrosamente se ha beneficiado con la electrificación trifásica, dicha gestión, realizada a través del CDI se vio previamente marcada por la elaboración del proyecto de desarrollo municipal a cargo de asesores de dicho organismo, por supuesto que dichos asesores no tienen el menor conocimiento sobre la realidad municipal, sin embargo fijaron las prioridades, entre ellas la electrificación, es necesario señalar que durante 20 años aproximadamente las comunidades de la región han subsistido con una línea de alimentación monofásica sin mayores complicaciones puesto que cubren perfectamente sus necesidades de energía eléctrica.

6º Paradójicamente la única comunidad, San Juan Teponaxtla, que hubiera necesitado de energía trifásica pues cuenta con un proyecto de aprovechamiento forestal, por cierto gestado y diseñado totalmente por la propia comunidad, sin el apoyo de la CDI, ha sido marginada por la propia CDI con el peregrino argumento de que no se trata ya de una comunidad indígena, las razones de ello, se trata de una comunidad con un alto nivel organizativo y autogestionario que la convierte en el obstáculo mayor a la introducción de la minería a cielo abierto.

7º Las maniobras de la CDI han llegado a extremos ridículos pues pretenden justificar la exclusión de San Juan Teponaxtla desviando el tendido de líneas eléctricas hacia la comunidad de San Andrés Pápalo, parte del mismo municipio y una de las comunidades afectadas por la Concesión minera 226964, cuando dicha comunidad tiene dicha servicio desde hace al menos diez años.

8º En este escenario resulta, todavía más preocupante la situación en tanto que la zona hacia donde se pretende dirigir el fluido eléctrico es, de acuerdo a estudios realizados por un equipo de la UAM, el área de mayor concentración de minerales dentro del polígono concedido, que por cierto rebasa exponencialmente las 3500 has., declaradas en la concesión mencionada, ello resulta especialmente alarmante pues en la región corre la información de que por presiones de la CDI el municipio de Santa María Pápalo ha aceptado ya la entrada de la empresa minera por su territorio.

Y en lo que corresponde al municipio de San Juan Tepeuxila, también fuimos informados de que sus autoridades municipales y comunales han tenido conocimiento de la implementación de dicho proyecto y hasta la fecha no han hecho nada por informarse con mayor profundidad sobre la problemática, beneficios o perjuicios que el proyecto pudiera presentar, por el contrario han permitido que los trabajos para preparar la inminente llegada de la empresa minera trasnacional ALMADEN MINERALS, LTD , se agilicen.

9º Ante este escenario el CONGRESO AUTÓNOMO CUICATECO alerta a la comunidad nacional e internacional, a los organismos de Derechos Humanos de ecologistas y a todos los grupos e individuos solidarios con la luchas de los pueblos originarios a estar alertas ante cualquier eventualidad en el territorio cuicateco.

10º El Consejo de Delegados y delegadas del CONGRESO AUTÓNOMO CUICATECO, CDCAC, representante de las comunidades cuicatecas se pronuncia por el respeto irrestricto a las leyes y tratados internacionales que garantizan los derechos de los pueblos originarios y conforme al Convenio 169 de la OIT exige una consulta a las comunidades cuicatecas, sin la injerencia de entes ajenos a la misma, sobre todo la CDI a fin de que se pronuncien sobre la situación y decidan sobre su propio territorio y cultura.
 

LOS CUICATECOS DECIMOS
¡¡NO A LA MINA, SÍ A LA VIDA!!
¡NUNCA MÁS UN MÉXICO SIN LOS PUEBLOS ORIGINARIOS!

FRATERNALMENTE



Congreso Autónomo Cuicateco
sndüchi nü

¡¡NO A LA MINA, SÍ A LA VIDA!!

¡¡¡Nunca más un México sin Nosotros!!!